Contenido o publicidad

Por Alonso Quesada
Digital Media Planner

Cuando ves tu teléfono, te logueás en facebook, visitás un blog o querés ver un video está ahí. La publicidad en Internet es tan abrumante como la publicidad que vemos en la televisión, en las carreteras o en los diarios.

¿Qué hacemos con toda esta publicidad? Muchas veces la ignoramos, algunas otras la leemos y tomamos decisiones de compra y hay una porción que recibimos, consumimos y compartimos. Esa porción es la que llamamos contenido.

El contenido puede tener muchas formas, un artículo en un blog, un video, un correo electrónico, pero siempre tiene un objetivo, sobresalir entre la multitud, ser la chica del vestido rojo en la Matrix, tener la atención del público.

Esta tendencia ha hecho que las marcas se preocupen por generar contenido de valor, que acerque al público a su marca, ya que el 70% del público prefiere educarse sobre una marca o una causa a través del contenido, en lugar de la publicidad.

Sin embargo, si el marketing de contenidos es tan efectivo diferenciándose del resto de la publicidad ¿Por qué seguimos viendo banners y anuncios en todas partes?

Principalmente porque el contenido que producen no es relevante. La característica principal de una estrategia de contenido es la relevancia, es lo que convierte tu campaña en algo digno de leer y compartir. Muchas marcas están generando contenido sólo por el hecho de hacerlo, llenan blogs y perfiles de facebook con contenido que peca de irrelevante e incoherente, que atrae pocas visitas y poca interacción, obligándolos a “salvar” el contenido con alcance pagado, convirtiéndolo en un anuncio más.

Los anuncios, por su parte, siguen siendo anuncios, y siguen apelando a una porción de la población que va a atender el llamado a la acción de cada mensaje. No están condenados a morir a causa del contenido, sino que van a ser la alternativa en un mercado que se llena cada vez más y más de contenido que no aporta nada a las marcas.

¿Está mal pagar para que el contenido tenga mayor exposición? Por supuesto que no, pero si vas a hacer una inversión en pauta, asegurate que el contenido sea relevante y le aporte algo a tu marca, sino estarías tirando ese dinero al vórtice de saturación y desinterés de la web.
 

Para que una estrategia de contenido sea sólida y relevante, acá te dejamos algunos consejos:

  • Pensá primero en la gente ¿Qué contenido quieren ver y no tienen cerca? Querés hacer algo nuevo y no una marca más compartiendo el “top 5” de todo.
  • Pensá en tu marca después ¿Es algo que se relaciona lo suficiente con ella? ¿Es algo que solo tu marca puede hacer o decir?
  • Pensá visual y móvil, ahí es donde está en público, si no se puede ver, leer o reproducir desde un smartphone, tu contenido nació muerto.
  • Por último, ¿Cómo lo vamos a medir? Definí KPI’s para cada campaña para determinar si tu estrategia de contenido está dando los frutos que esperabas.